¿Cuándo utilizar herramientas aisladas? Seguridad, recomendaciones y usos prácticos


Cuando se trabaja en las proximidades de equipos con electricidad expuestos o en circuitos eléctricos con corriente, es necesario proteger no sólo el equipo en el que se está trabajando, sino también al operario. A tal efecto, las herramientas manuales aisladas son componentes esenciales de un equipo de protección personal adecuado y siempre deben usarse en estos casos para proporcionar la máxima protección al operario.

En primer lugar, no debemos confundir las herramientas aisladas con las convencionales de aspecto muy similar provistas de recubrimiento plástico o mangos de plástico, que no tienen ningún tipo de protección para usar en circuitos con energía. Por lo tanto, es muy importante asegurarnos de emplear herramientas marcadas con el símbolo oficial internacional de doble triángulo, que tienen una calificación máxima de uso de 1000 V, han sido sometidas a una prueba dieléctrica a 10.000 V y que además deben cumplir con la norma IEC 60900. Aún a pesar de estas calificaciones, muchos fabricantes de herramientas aisladas consideran estas como una protección secundaria, por lo que todo operario de circuitos eléctricos también debería usar conjuntamente un equipo de protección adecuado y observar las prácticas establecidas de seguridad laboral.

En este artículo vamos a detallar algunas consideraciones de uso y cuidados especiales de las herramientas aisladas que seguramente serán útiles para los interesados.

¿Quién debe usar herramientas aisladas?

Cualquier persona que trabaje en, o en las proximidades de, conductores con energía expuestos o partes de circuitos donde se requiera al menos una herramienta manual. Por ejemplo:

Profesionales expertos: técnicos de mantenimiento de baterías o de sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC).
Electricistas: instalaciones comerciales o industriales.
Trabajadores de servicios públicos: personas encargadas de la lectura de medidores domiciliarios de consumo de energía eléctrica, operadores de tableros de distribución o casetas de interruptores, operarios de plantas nucleares y subestaciones.

Trabajadores en el área de energías renovables/limpias: energía solar, eólica y automóviles eléctricos.

Algunos ejemplos prácticos
Para comprender más claramente lo anterior, veamos unos pocos ejemplos en los que el hecho de pensar en una herramienta aislada resulta no sólo recomendable, sino más bien imprescindible.

a) Uso de herramientas

Caso 1. Destornillador: supongamos que a un electricista que debe asegurar un tornillo verde para el cable a tierra dentro de un panel de control se le resbala el tornillo mientras aplica su fuerza al destornillador y se establece un contacto directo fase-tierra. Además de producir una descarga eléctrica, las herramientas sin aislamiento pueden comprometer el intervalo de descarga entre conductores o partes de circuito con electricidad y dar lugar a un arco eléctrico que provoca quemaduras en la piel, pérdida de audición, daño ocular e incluso podría crear un estallido o explosión por arco eléctrico.

Caso 2. Llave de vaso: ahora imaginemos un mecánico especializado que está trabajando en un auto eléctrico/híbrido, cuya enorme batería tiene una gran cantidad de energía almacenada que simplemente no puede desactivarse. Al ajustar la conexión para la batería con una llave de vaso, se hace contacto con el terminal opuesto. Podríamos argumentar que la llave de vaso sólo necesita un poco de cinta aisladora para solucionar el problema. Pero, ¿es suficiente? Las herramientas envueltas con cinta aisladora sólo proporcionan una sensación inmediata de seguridad, pero no hay manera de evaluar técnicamente el nivel de voltaje asociado del mal llamado “aislamiento”. En cuanto la herramienta se golpea, se deja caer o se toma por un borde afilado, el valor de aislamiento de la cinta aisladora queda anulado. Las herramientas aisladas están diseñadas para resistir un cierto abuso normal, ya que la mayoría tiene doble capa y color para informarnos el momento en que debemos sustituirlas.

Caso 3. Alicate: un aprendiz que trabaja en un área subterránea poco iluminada corta un cable sin electricidad en un brazo organizador de cables y comete uno de los errores más comunes, que es cortar el cable equivocado. ¿Podría una herramienta especial evitar esto? La respuesta es afirmativa, porque entre las herramientas aisladas existen alicates cortacables provistos de un anillo en el extremo de corte, que solo permite cortar el cable que se sabe de antemano que está sin energía.

Caso 4. Llave de tubo/vaso con mango recto: durante su trabajo, una persona que efectúa la lectura de un medidor para una empresa de servicio público encuentra un cable suelto. ¿Qué hace el trabajador para corregir esto? Puede usar una llave de vaso con mango recto aislada para acceder a un área estrecha y colocar la herramienta sobre la cabeza del tornillo o la tuerca para ajustar ese cable suelto, sin preocuparse por hacer contacto accidental con otra fase o con la base del medidor.

b) Situaciones particulares

Caso 1. Operaciones de bloqueo/etiquetado: en entornos donde se desarrollan actividades para construir, instalar, configurar, ajustar, inspeccionar, modificar y/o mantener máquinas de servicio o equipamiento eléctrico, los operarios pueden quedar expuestos a energía inesperada o liberación de energía peligrosa. Por lo tanto, toda vez que debe trabajarse en ellos, los equipos se desenergizan previamente mediante operaciones de bloqueo y etiquetado (Lock Out & Tag Out, LO-TO), pero aún así se encuentran cercanos a otro equipo energizado. En esas condiciones, un operario puede perder accidentalmente el control de la herramienta, la cual podría hacer contacto con partes energizadas. Si en este escenario se usan herramientas manuales convencionales, además de una descarga eléctrica es muy posible que se genere una sobrecorriente de fase y se produzca un arco eléctrico. No solo el operario quedaría expuesto a una lesión, sino que el equipo en las cercanías de este incidente podría sufrir daños graves, dando lugar a reparaciones costosas, reemplazo o tiempo de inactividad.

Respuesta a preguntas comunes
Ahora vamos a revisar una serie de preguntas que muchos trabajadores se formulan a la hora de pensar en una herramienta aislada.

a) ¿Las herramientas aisladas pueden usarse en circuitos con energía?

Las herramientas aisladas están concebidas para evitar una descarga en caso de un accidente. Los operarios de estas herramientas deben trabajar siempre con los circuitos sin tensión eléctrica por lo cual, ésta es la primera medida que se debe tomar. Una vez tomada esa medida de seguridad, se emplean las herramientas aisladas para que si hubiera alguna derivación fortuita, o alguna persona conecta la tensión eléctrica, no ocurra un accidente.

b) ¿Las herramientas pueden perder la protección aislante?

En caso de que el aislamiento resulte comprometido, por ejemplo, si el recubrimiento plástico se agrieta o se raya, dejando expuesto el material conductor que cubre, de hecho la herramienta perderá sus propiedades aislantes. Si bien hay pruebas que pueden confirmar las cualidades aislantes de cada herramienta, algunas pruebas realizadas en repetidas ocasiones pueden romper la integridad del aislamiento, acelerando la necesidad de sustituir la herramienta. Por eso los diseños de aislamiento suelen tener dos capas de distinto color a fin de ayudar al usuario a identificar cortes o daños en la capa externa cuando la capa interna queda expuesta. La eficacia de esta identificación depende del contraste entre los dos colores y de la calidad de la inspección visual que se realiza.

c) ¿Existen requisitos para repetir periódicamente las pruebas de herramientas aisladas?

No, pero en todas partes del mundo la normativa de seguridad laboral establece que el equipo de protección debe mantenerse en condiciones seguras y fiables, y debe someterse a inspección o evaluación en cumplimiento de diversas leyes. La mayoría de los fabricantes sugiere los siguientes cuidados para las herramientas aisladas:

Mantener las herramientas limpias y secas.
Examinar el aislamiento antes de cada uso: si se duda de la integridad del aislamiento, destruir la herramienta o someterla nuevamente a evaluación.
Seguir las recomendaciones de temperatura de uso indicadas por el fabricante.
Recurrir a una persona calificada para inspeccionar y volver a certificar anualmente las herramientas para el uso seguro.
Usar otros equipos y medidas de protección personal según la necesidad.

d) ¿Cuáles son los demás equipos y medidas de seguridad a usar?

En Estados Unidos, por ejemplo, muchas empresas contratistas adhieren a la norma NFPA 70E, que establece el uso de guantes aislantes cuando se trabaja en las proximidades de entornos con energía. Sin embargo, la normativa de la OSHA (Administración de Seguridad y Salud Laboral, EE. UU.) aclara que si se usan herramientas aisladas no es necesario usar además guantes protectores.

No obstante, hemos visto más arriba que muchos fabricantes consideran sus herramientas aisladas como “protección secundaria solamente”, por lo que recomiendan al usuario el empleo de guantes conjuntamente con sus herramientas. Pero no es todo: muchos operarios no tienen en cuenta que al ingresar en un ambiente con energía para efectuar mantenimiento o reparaciones también deben despojarse de todo elemento conductor, como por ejemplo, teléfonos celulares, radios, gafas de seguridad con marco metálico, lapiceras y llaves, ya sea en el bolsillo o en las presillas del pantalón.

e) ¿Qué tener en cuenta al comprar una herramienta aislada?

Una vez que hayamos decidido el diseño de herramienta aislada que nos resulta más cómodo, debemos considerar algunos detalles importantes a la hora de adquirirla:

Marca y certificado: es importante que la herramienta aislada esté correctamente marcada, y que además, cuente con certificado de conformidad con la norma IEC60900.

Elegir una marca reconocida: la calidad general de una herramienta aislada no puede juzgarse únicamente por el método de aislamiento. La calidad y el desempeño de la herramienta base es fundamental. Las marcas que se especializan exclusivamente en herramientas aisladas adquieren su producto base de diversas fuentes que el futuro usuario no conoce. En cambio, los fabricantes de herramientas en general que gozan de prestigio local y/o internacional usan su propio stock de herramientas, lo que brinda confianza y seguridad al comprador. Por otra parte, un fabricante reconocido puede satisfacer las necesidades de todo tipo de herramienta aislada que no esté necesariamente incluido en su catálogo, por lo que, a pedido del cliente, podrá aislar la herramienta solicitada y ofrecerla al cliente en un diseño y/o tamaño personalizado.

Verificar el agarre: elijamos una herramienta aislada que proporcione un agarre seguro, de modo de reducir la posibilidad de caídas o deslizamientos y por lo tanto minimizar el riesgo de lesiones personales.
Comparar garantías: en igualdad de condiciones, una garantía (y sus condiciones) puede representar una gran diferencia entre eficacia y tiempo perdido en reclamos. Es por ello que una marca de confianza nos ofrecerá una garantía permanente para nuestras herramientas aisladas.